Notícias

A Ministra das Finanças, María Jesús Montero, participa no Fórum Cinco Días

06-11-2018

[texto em espanhol]

El ministerio de Hacienda espera expectante el dictamen del Pleno del Tribunal Supremo clarificando si el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) de las hipotecas deben pagarlo bancos o clientes.  Así lo ha admitido la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante su intervención en el Foro Cinco Días, patrocinado por Ibercaja, en el que ha admitido que las Comunidades Autónomas podrían verse obligadas a devolver hasta 5.000 millones de euros si el alto tribunal confirma que es la banca quien debe pagarlo y abre la puerta a devolver el dinero indebidamente cobrado a los contribuyentes durante los últimos cuatro años.

Más allá, la ministra ha avanzado que la Agencia Tributaria ultima una herramienta para facilitar la devolución del IRPF cobrado sobre la prestación de maternidad, práctica que la justicia ha tumbado, para abonar a los contribuyentes entre 1.100 y 1.200 millones de euros en función del número de reclamaciones, correspondientes a las declaraciones de los últimos cuatro años.

Además, ha avanzado que el Ejecutivo no endurecerá la tributación por módulos de los autónomos, una medida prevista para enero de 2019.

En el plano presupuestario, Montero, ha pedido al resto de fuerzas políticas del país "diálogo sin prejuicios" para llegar a acuerdos que permitan que "la economía esté realmente al servicio de las personas".  He hecho, ha afirmado a la prensa antes del foro que "en absoluto" trabaja en un escenario de prórroga para 2019 de los Presupuestos de 2018, elaborados por el anterior Gobierno. Montero se encuentra en plena negociación parlamentaria para sacar adelante los Presupuestos de 2019 que el Ejecutivo ha pactado con Unidos Podemos. Busca ahora el apoyo del PNV así como el de los partidos independentistas catalanes ERC y PDeCAT, que han avanzando que no los apoyarán en protesta por los políticos presos por el procés.

La ministra también ha criticado la política económica del PP, afirmado que sus medidas fiscales restaron 12.000 millones de euros de recaudación, el equivalente al presupuesto de ciencia e investigación, e incluso de educación. "Lo ocurrido en nuestro país es singular respecto a otros países. Los españoles han vivido una política económica que ha acentuado la dureza de la crisis", aseguró, antes de afirmar que los recortes no sirvieron para rebajar deuda o cumplir con Bruselas. "Es la política del palo y la zanahoria", ha ilustrado, aseverando que la lección aprendida es que "una bajada de impuestos no incrementa la recaudación".

"El autoproclamado milagro económico del Gobierno anterior", ha apuntado Montero, ha sido una "política de devaluación interna a costa de empobrecer a los trabajadores y aprovechar los vientos de cola favorables" que suponían la política monetaria acomodaticia, la rebaja del petróleo y el aumento de turismo. Como resultado, ha denunciado, es que se ha "precarizado el empleo", y se ha dejado "sin oportunidades" a toda una generación de niños.

"No rehuyo la autocrítica. Creo que la socialdemocracia no estuvo en ese omento en el lugar que esperaban los ciudadanos", ha admitido, achacando a esta falta de iniciativa el hecho de que los votantes les hayan dado la espalda durante los últimos años a los partidos socialistas europeos, nacionales y locales.

Regressar às notícias

Ir para o início da página